¿Es lo mismo realidad virtual que realidad aumentada? Descubre sus diferencias y aplicaciones

Es posible que, en este maremágnum de tecnología que nos rodea en la actualidad, te estés planteando si es lo mismo realidad aumentada que realidad virtual. No debería sorprenderte, ya que son muchas las personas que también se lo preguntan. Y, aunque te vamos a explicar detalladamente todo lo que tienes que saber para entender la respuesta, de momento te podemos asegurar que no, no son lo mismo.

La realidad aumentada es un tipo de tecnología con la que puedes ver objetos o imágenes “encima” del mundo real, mientras que la realidad virtual es un plano totalmente distinto en el que todo lo que ves, no existe físicamente. ¿Todavía tienes dudas? Sigue leyendo.

La realidad aumentada: de los videojuegos a Google

Los primeros desarrollos de realidad aumentada fueron realizados por el inventor Louis B. Rosenberg a través de la plataforma Virtual Fixtures, la cual ayudó a la Fuerza Aérea de los Estados Unidos a mejorar sus procesos de entrenamiento.

Con el paso de los años, la tecnología AR (del inglés Augmented reality) ha evolucionado. Lo ha hecho sirviendo para, cada vez más, ayudar a la sociedad a simplificar tareas, reducir riesgos y, por supuesto, para divertirse. Empresas como Sony y sus consolas PlayStation 3 y PSP, ofrecieron a los jugadores experiencias de realidad virtual con las que, por ejemplo, podían ver a una divertida mascota pasearse por su propia casa (EyePet) o participar en batallas de monstruos que luchaban encima de sus mesas (InviZimals).

Google puso el mundo patas arriba con su tecnología Google Glass, unas gafas que permitían interactuar con el mundo de forma mejorada por medio de los beneficios de la realidad aumentada. Con ellas, por ejemplo, era posible ver las flechas de Google Maps superponiéndose al mundo real delante de tus ojos. Esta tecnología también permitía ver las redes sociales “flotando” delante de la vista del usuario o incluso reproducir vídeos en una ventana supletoria mientras, al mismo tiempo, la visión podía permanecer en el mundo real.

La mayor parte de los sectores encontraron en la realidad aumentada una vía de futuro. La medicina, la investigación científica o el ejército, encontraron formas de sacarle partido. Esto es algo que todavía se sigue fomentando por medio de nuevos progresos. Y, a día de hoy, los expertos confían en los progresos de la realidad aumentada como lo que podría marcar la siguiente evolución tecnológica de la sociedad.

La realidad virtual: una tecnología en constante maduración

El concepto de la realidad virtual implica que, el usuario, mediante el uso de un headset, se transporta a un lugar distinto, un entorno creado digitalmente para disfrutar de otras sensaciones. La tecnología VR (del inglés virtual reality) existe de forma primitiva desde los años 60, cuando Morton Heilig diseñó Sensorama, un dispositivo que es considerado como el antecesor de este tipo de experiencias.

La realidad virtual abstrae al usuario hacia otro lugar, lo cual puede ser desde un videojuego, con un escenario creado digitalmente en 3D o una grabación de una localización real. Esto habilita posibilidades como los viajes sin salir de casa, un tipo de turismo que se está aplicando en casos de personas que no pueden moverse o que sufren enfermedades.

Esta tecnología también se utiliza en el aprendizaje y en la realización de prácticas, contando con fama en ingeniería, el sector militar o la medicina. Permite que los estudiantes participen en experiencias que parecen reales y que requieren que realicen todo tipo de acciones, pero sin exponerse a las consecuencias reales.

Por supuesto, la realidad virtual brilla en el sector del gaming. Los videojuegos han dado el salto hacia la siguiente evolución gracias a ello, con dispositivos como Oculus, HTC Vive o PlayStation VR complementándose con el uso de mandos para que el acceso de los usuarios a esos mundos no solo sea algo visual, sino que ofrezca interacción completa.

7 ejemplos de tecnologías sostenibles y eficientes que debes conocer

La tecnología evoluciona a pasos agigantados. Dentro de este constante proceso de innovación, el desarrollo de productos sostenibles es una de las principales tendencias del momento.

En este artículo, hablaremos de 7 ejemplos de tecnología sostenible que se orientan en aprovechar los recursos sin sobreexplotarlos ni causar daños al entorno, lograr la eficiencia energética y mejorar nuestra calidad de vida.

1. Paneles fotovoltaicos

Los paneles solares son uno de los productos sostenibles más comunes y más utilizados hoy en día. Esta tecnología se basa en el aprovechamiento de la energía solar para obtener energía eléctrica y calor. Constituye una de las iniciativas renovables con mayor impulso.

Según el informe IRENA de noviembre de 2019, los paneles fotovoltaicos contribuirán a atender la cuarta parte de la demanda mundial de electricidad para 2050.

2. Redes 5G

Los expertos coinciden en que el lanzamiento de la quinta generación de la red de telefonía móvil es uno de los avances con mayores repercusiones en la sostenibilidad. Comparada con las redes 4G, consumirá un 60 % menos energía por bit y contribuirá a disminuir en un 15 % las emisiones de dióxido de carbono.

Al mismo tiempo, se prevé que esta tecnología optimice el funcionamiento (y generalice el uso) de sistemas que controlan el tráfico para reducir las emisiones contaminantes de los vehículos; que monitorean los cultivos para abastecerlos de agua solo cuando es realmente necesario; y que contribuyen a la eficiencia energética de los edificios y del alumbrado público. Y estas son solo algunas de las muchas aplicaciones del 5G en materia de sostenibilidad.

3. Coches eléctricos

Resultado de una fusión de tecnologías, los vehículos eléctricos son una de las alternativas ecológicas más viables del momento.

Como no requieren gasolina para funcionar, no dependen de un recurso no renovable como el petróleo, ni despiden dióxido de carbono a la atmósfera. Además, existe la posibilidad de alimentarlos con energía eléctrica producida por paneles solares, lo que incrementa su potencial como solución sostenible.

4. Ventanas inteligentes

Los hogares modernos cuentan con ventanas cuya función consiste en regular el paso de la luz solar de acuerdo con la hora del día. Cuentan con un recubrimiento sensible a las condiciones exteriores e interiores.

Además de reducir el consumo energético mejorando la iluminación natural del hogar, las ventanas inteligentes pueden alinearse con los equipos de aire acondicionado o calefacción para mejorar su eficiencia.

5. Calderas de biomasa

Las calderas de biomasa ya tienen varios años en el mercado. Se trata de una tecnología que permite aprovechar al máximo recursos no renovables que de otra manera se desecharían.

Producen calefacción para el hogar mediante la quema de pellets, es decir, cilindros o pastillas alargadas hechos de virutas, serrín prensado o de otros residuos de la madera.

6. Dispositivos Water From Air (WFA)

Los dispositivos WFA nacen con la idea de transformar el aire en agua. En la actualidad, varias empresas están desarrollando equipos de esta clase.

Se pretende instalar WFA en las zonas de mayor humedad del planeta. Si tomamos en cuenta que el problema de la escasez de agua ya nos está alcanzando, podría convertirse en una tecnología esencial en un futuro cercano.

7. Drones de medición

Las múltiples aplicaciones de los drones han revolucionado diferentes sectores. Una de sus prestaciones tiene que ver con la monitorización de campos de cultivo a través de tecnologías insertadas en su estructura. Su capacidad para detectar qué plantas necesitan agua o abono disminuye el desperdicio de recursos.

Usos y aplicaciones de la tecnología 5G

Llevamos varios años oyendo hablar del 5G y está previsto que en el próximo lustro su extensión sea mayoritaria. En este sentido, 2020 es un año clave, pues supone su verdadero despegue comercial. Por ello, en este artículo te contamos qué es y cuáles son las aplicaciones de la tecnología 5G.

tecnologia 5G

Qué es el 5G

5G es el término que utilizamos para referirnos a la quinta generación de tecnologías de telefonía móvil. Desde hace varias décadas, la evolución ha sido rápida. Con el 1G se realizaban llamadas entre dispositivos. El 2G permitía, además, enviar SMS. El 3G supuso la navegación por Internet. Y el 4G aumentó enormemente la velocidad en dicha navegación con la denominada banda ancha móvil.

El 5G es, en realidad, una evolución del 4G. Y más concretamente, del avanzado 4G/LTE. Permitirá multiplicar hasta 10 veces la velocidad de navegación, gracias al uso de nuevas frecuencias de banda, más altas. Ello se traducirá en menores tiempos de subida y bajada de datos. Y sobre todo, reducirá el periodo de latencia, es decir, el retardo de una web en cargarse o de un dispositivo conectado en responder como consecuencia de la demora en la transmisión de los datos. Con el 5G, esa latencia se contará en milisegundos, es decir, un lapso de tiempo casi imperceptible para el ser humano.

Aplicaciones de la tecnología 5G

La velocidad de la tecnología 5G aumentará exponencialmente el uso que se puede dar a Internet. A continuación te mostramos una breve lista con las principales aplicaciones que se prevén:

  • Dispositivos móviles: lógicamente, es el principal, pues ya está plenamente consolidado en la actualidad. Envío de archivos por mensajería, videollamadas, utilización de apps en streaming, etc.
  • Almacenamiento en la Nube: el 5G probablemente implique un impulso definitivo para el Cloud Computing, puesto que la velocidad de interacción con los servidores remotos aumentará exponencialmente, equiparándola a la que se produce con los dispositivos de almacenamiento conectados localmente.
  • Internet de las Cosas: se considera la consecuencia más importante del 5G. Gracias a esta tecnología, cualquier tipo de aparato podrá estar conectado a Internet y ser controlado con total desenvoltura en tiempo real y a distancia.
  • Smart Cities: la tecnología 5G impulsará el desarrollo de las ciudades inteligentes gracias al desarrollo de mobiliario urbano conectado a Internet, con plenas posibilidades de monitorización en tiempo real. El control del tráfico o el análisis medioambiental, entre otros, se verán reforzados de esta manera.
  • Teleasistencia: muchas tareas críticas que hasta ahora sólo se podían hacer en persona podrán ahora hacerse a distancia gracias a la drástica reducción de la latencia, como por ejemplo operaciones quirúrgicas. Y lo mismo ocurrirá con actividades grupales en las que se requiere de la máxima sincronización temporal, como conciertos de orquesta.
  • Turismo: es uno de los sectores que más puede explotar la tecnología 5G, facilitando aún más las experiencias virtuales como visitas con realidad aumentada en tiempo real, con gafas especiales al efecto

En definitiva, la consecuencia última de la extensión generalizada del 5G es la total interconexión que permitirá. Y los dispositivos móviles como smartphones y tablets serán auténticos centros de control de todo lo que nos rodea.

Los diversos usos de la robótica en el siglo XXI

Entre los temas de conversación y discusión presentes en las aulas educativas, foros y debates durante casi todo el siglo XX, ya fuera entre estudiantes de ciencia y tecnología, ingeniería o profesores de escuelas técnicas e institutos tecnológicos universitarios, aparecen con frecuencia los diferentes usos que se darán a los avances y el desarrollo de la ciencia y tecnología en el siglo XXI.

Sin embargo todo esto no deja de ser apenas una aproximación, muchas veces especulativa, de las conclusiones de muchas investigaciones sobre de los diversos usos de la robótica realizadas desde el conocimiento tecnológico del siglo XX.

Avances de la investigación tecnológica: la diversidad de usos de la robótica

La robótica, es la materialización de la sinergia surgida del conocimiento y desarrollo tecnológico alcanzado en distintas especialidades, entre ellas, la microelectrónica, la cibernética, la nanotecnología más la investigación y desarrollo de nuevos materiales. Todo esto contribuyó al salto dado por la tecnología digital respecto de las soluciones tecnológicas alcanzadas durante el siglo XX por la electromecánica de los sistemas y maquinarias de la tecnología analógica.

La robótica actual, si bien ha superado las expectativas respecto a la utilidad de su empleo en la industria para la realización de trabajos peligrosos para hombres y mujeres, la digitalización de los procesos y movimientos de los diferentes tipos de robots existentes, se presenta en un futuro inmediato como un problema, por ahora, sin una fácil solución: el desempleo causado por el desarrollo tecnológico.

Un robot realiza un conjunto de tareas simultáneas en la producción industrial y de servicios, mejor, más rápido, con escasos errores y durante una jornada laboral de 24 horas durante los 365 días del año.

La amenaza robótica para la humanidad

Las máquinas expendedoras de alimentos, bebidas calientes y refrescos son la mínima expresión de los avances de la ciencia en los usos de la robótica. En su lado opuesto, la estación espacial internacional y los drones son la expresión más compleja acerca de los usos de la robótica.

Lo que si ha resultado muy distinto, son las especulaciones sobre la supuesta amenaza que representa para la humanidad la construcción de robots inteligentes, los cuales podrían tomar el control del planeta y esclavizar o eliminar a la especie humana.

Si bien esto último ha sido alertado por hombres relacionados con la investigación científica reconocidos en todo el mundo, hasta ahora, es el hombre quien concede a capricho o limita el grado y los alcances de la inteligencia de los robots.

La ciencia y tecnología todavía está muy lejos de construir un robot o un ser cibernético, complejo, similar a un ser humano. La humanidad no debe temer a los diferentes usos de la robótica en la industria de producción de bienes y la prestación de servicios, como lo hacen los films de Hollywood sobre los robots y la inteligencia artificial.

La tecnología de hoy en día

Según los expertos, ahora mismo estamos inmersos en la llamada Era Posmoderna o Edad Contemporánea. Esta época ha estado marcada sobre todo por el rápido avance de la tecnología, que ha cambiado completamente la forma en la que la mayoría de la gente vive su día a día.

Ya no nos sorprenden invenciones como los smartphones, Internet o las tecnologías de la información, que han ayudado a darle forma al mundo en el siglo XXI. Sin embargo, no mucha gente está familiarizada con la tecnología de hoy en día, y con todos los avances que se producen año tras año.

A pesar de la gran cantidad de avances que se producen cada pocos meses en materia de ciencia, en este artículo vamos a hablar de los mayores avances de la tecnología de hoy en día. Algunas de estas innovaciones parecen sacadas de la ciencia ficción, pero se trata de elementos reales que se están desarrollando ahora mismo.

  • Desarrollo de un medicamento innovador contra el cáncer → Basado en tecnología genética, el supuesto “fármaco milagroso” es capaz de atacar las células causantes de esta enfermedad enfocándose en su ADN. Aunque aún se encuentra en fase de pruebas, los resultados hasta ahora son muy prometedores.
  • Encontrada la cura para la miocardiopatía hipertrófica congénita → A través de la aplicación de una novedosa técnica conocida como “tijeras moleculares” o “cortapega genético” se logró corregir la mutación de esta condición hereditaria. Esta hazaña abre las puertas a conseguir la cura de otras enfermedades congénitas.
  • Creación de cohetes espaciales reutilizables → Uno de los mayores problemas de la carrera espacial es el hecho de que cada cohete tan sólo se puede utilizar una vez, teniendo que invertir una gran cantidad de dinero cada vez que se lanza uno. Por suerte, la empresa SpaceX ha desarrollado los primeros cohetes espaciales capaces de salir a la órbita y volver a entrar, pudiendo ser utilizados más de una vez.
  • Se concibe el primer embrión artificial → Investigadores de la Universidad de Cambridge lograron con éxito concebir un embrión vivo de ratón a partir de células madre. Aunque se cree que no llegará a desarrollarse como feto, este avance científico permitirá analizar el desarrollo de los fetos en las primeras semanas de vida, lo que puede ser muy útil para aprender más sobre enfermedades congénitas.
  • Se observa por primera vez la colisión de dos estrellas de neutrones → Este evento cósmico tan poco habitual tuvo lugar a unos nada despreciables 130 millones de años luz de distancia de nuestro planeta. El fenómeno da inicio a una nueva etapa para la Astrofísica, ya que se pudieron verificar fenómenos nunca antes vistos que confirmaron distintas teorías de esta ciencia.
  • Descubrimiento de microbios super resistentes → Encontrados en la Antártida, estos diminutos organismos (también conocidos como extremófilos) son capaces de sobrevivir a las condiciones mas extremas. Esto indica que la vida podría desarrollarse en otros planetas o incluso en el espacio, lo que abre una nueva ventana a la teoría de vida extraterrestre.

Desde cuándo existe la tecnología

Seguramente cuando leemos la palabra tecnología pensamos en supercomputadoras cuánticas, viajes en el tiempo, transbordadores espaciales, el gran colisionador de hadrones, o incluso en robótica.

Y es que para muchos es inevitable asociar este termino con la ciencia ficcion; sin embargo, esta palabra implica algo mucho mas simple que eso. La tecnología existe desde hace aproximadamente 2,8 millones del años y surgió en la prehistoria, en el Periodo Paleolítico o al comienzo de la muy arcaica Edad de Piedra. En este momento los primeros homínidos o humanos primitivos, los hombres de las cavernas, desarrollaron las primeras herramientas realizadas con piedra y huesos.

La palabra tecnología, aunque parezca un termino muy vanguardista, simplemente se refiere a la construcción de objetos y herramientas que faciliten la vida cotidiana, y al estudio de las técnicas que permiten generarlas. La tecnología ha sido un factor fundamental en la evolución del ser humano tal y como lo conocemos en la actualidad.

Lo que diferencia al hombre del resto de los animales, lo que lo hace único, es precisamente su capacidad de crear. Somos capaces de adaptar el entorno a nuestras necesidades, de convertir objetos simples en obras de arte; los humanos somos artistas intrínsecos, y ciertamente es esta cualidad lo que nos ha permitido avanzar desde eras primitivas hasta nuestros días.

Esta capacidad de ingenio propia del ser humano, incluso, abre puertas hacia una visión mas amplia, en la que podemos ambicionar explicar tecnologías de un futuro no muy lejano.

Desde la remota y antigua Edad de Piedra hasta nuestros días de Posmodernidad o Edad Contemporánea, se han ido desarrollando técnicas e instrumentos cada vez mas avanzado. Uno de los momentos más transcendentales para la humanidad y que ha sido clave en el desarrollo de tecnologías cada vez mas avanzadas fue el dominio del fuego, ocurrido hace más de un millón de años.

A partir de este punto, podemos decir que la tecnología humana empezó a evolucionar a un ritmo cada vez más rápido, primero con la aparición de armas y herramientas simples, hasta llegar a las avanzadas tecnologías de hoy en día.

En cuanto a qué nos depara el futuro, tan sólo podemos imaginarlo: nanotecnología, órganos y transplantes biónicos, inteligencia artificial, realidad virtual… Sin duda, nos encontramos en un momento fundamental de la historia del desarrollo de la tecnología.

Tecnología para el futuro

El desarrollo y avance del hardware y software en la cibernética culminó en la última revolución tecnológica: la revolución digital. Este avance científico técnico de gran impacto en la economía y vida social, ha transformado toda concepción anterior acerca de la tecnología para el futuro. La digitalización de los procesos productivos ha reducido los costos financieros y el tiempo empleado en la producción de bienes y servicios, teniendo como resultado, entre otros, el ahorro de energía y la preservación de recursos materiales no renovables.

La revolución digital ha hecho posible el traslado masivo de los avances de la investigación científico técnica hacia la producción de bienes y servicios. La tecnología del siglo XXI dejó de ser un bien disponible solo para las élites económicas y financieras. Los productos de la ciencia y la producción industrial del siglo XXI, en general, se encuentran disponibles para el uso privado de los distintos sectores sociales de la población, así como también en la prestación de mejores servicios públicos.

El desarrollo del software y hardware de la computación se ha materializado en una serie de incesantes innovaciones tecnológicas de los PCs, tablets y smartphones, los más difundidos y usados productos de uso diario producto de la tecnología para el futuro, hoy presentes en nuestros hogares, lugares de trabajo y estudio. Este proceso de digitalización de la vida social como resultado de la incorporación de los avances tecnológicos del desarrollo del hardware y software, en adelante se profundizará mucho más todavía.

Todo indica que la tecnología para el futuro seguirá su actual camino de desarrollo, avance e innovación por mucho tiempo. La microelectrónica digital ha hecho posible la miniaturización de los componentes electrónicos, lo cual ha permitido la producción de aparatos domésticos y personales de uso diario, hasta ayer gigantescos, cada vez más diminutos y de mayor calidad. A la vez, ha permitido la síntesis de funciones de diversos aparatos de uso masivo y herramientas de uso especializado, haciéndolas disponibles sintetizadas en un PC, smartphone o una tablet.

Lo más revolucionario de la tecnología digital son sus propiedades, las cuales permiten anexar cada vez más funciones incrementando el número de herramientas y nuevos productos, los cuales podemos utilizar en nuestra vida diaria hogareña, productiva, educativa y de investigación. Estas propiedades y cualidades de la tecnología digital las podemos disfrutar mediante un PC, smartphone o tablet gracias al desarrollo del software y hardware, el binomio de oro de la tecnología para el futuro desarrollada en las últimas décadas del siglo XX y consolidada en la primera década del siglo XXI.

¿Hasta dónde llegará el avance y desarrollo de la tecnología digital disfrutada por la sociedad a través del hardware y software? La respuesta no la conocemos. No podemos afirmar si el software y hardware propulsores de la Tecnología de la Información y la Comunicación (TIC), los PCs, Smartphones y tablets serán por siempre o durante largo tiempo la tecnología para el futuro. Tampoco podemos asegurar su reemplazo por nuevos desarrollos tecnológicos. Es posible que la tecnología digital y sus productos hayan llegado para quedarse con la humanidad por siglos y milenios, tal como la tecnología del uso del fuego para fundir metales quemando leña y carbón.

Nuevas tecnologías para bebés

 

La tecnología ha logrado avanzar impresionantemente en estas últimas décadas. En casi todas las áreas, la tecnología está presente; desde los negocios, el mercado, la educación y hasta la alimentación. El área de desarrollo infantil no se queda atrás. De hecho, importantes compañías han logrado desarrollar avances tecnológicos incluso para los más pequeños de
la casa.

Tipos de tecnología para bebés

Desde juguetes que graban voces, muñecos interactivos, hasta tabletas, la tecnología infantil es casi ilimitada. El mundo del entretenimiento infantil se ha enfocado en desarrollar programas educativos en la televisión e internet, mostrando resultados positivos en el desarrollo cognitivo de los bebés.

Estudios en reconocidas universidades de EEUU han comprobado que el uso de tabletas en niños de dos a tres años fomentan la rapidez del aprendizaje al igual que el desarrollo del lenguaje. Al hacer uso de juegos interactivos en la pantalla, su cerebro desarrolla más curiosidad y habilidades; igualmente, promueve la participación activa del niño en el juego.

Al tener acceso a internet y aplicaciones, el campo de aprendizaje se expande sorprendentemente. Con acceso a una casi infinita cantidad de información como por ejemplo los cuentos, los pequeños logran estar expuestos a muchas más experiencias, palabras, situaciones, y muchas más oportunidades para ejercitar su cerebro por medio de la comprensión lectora, el uso del pensamiento crítico, e interacción con diferentes personajes.

Pero no solo la tecnología para bebés se enfoca en aparatos que pueden ser usados por ellos. Gran parte de los avances se han enfocado en el cuidado de los mismos y en hacer la vida de los padres mucho más fácil. Por ejemplo, hoy en día los padres cuentan con muchísimas opciones para observar a sus bebés cuando duermen, de manera mucho más detallada con los monitores con pantallas infrarrojas.

Sin necesidad de levantarse, un padre puede saber exactamente en que posición se encuentra su bebé y si está dormido o despierto con un vigilabebes, por ejemplo. Igualmente existen aparatos para la cocina que facilitan increíblemente la adecuada alimentación del bebe, como los robot de cocina que tienen varias funciones en un solo aparato, incluyendo esterilización y cocción de diferentes frutas, verduras y proteínas, y a la vez descongela y tritura los alimentos.

Igualmente, hoy existen diferentes herramientas para cuidar del bebé cuando se enferman, con avanzados termómetros para medir la fiebre entre otras cosas.

¿Hacia dónde va el mercado?

Como hemos presenciado en los últimos años, la tecnología avanza de manera exponencial. Si hace 30 años no contábamos con los tantos avances y opciones tecnológicas que contamos hoy, en los próximos 10 probablemente conozcamos aparatos inimaginables.

Nadie puede predecir hasta donde habremos llegado en cuestión de 10 años, pero siempre tendremos especulaciones y emociones de pensar que tan lejos podríamos llegar con los avances… quizás habremos creado robots que hagan las funciones de padres o maestros.

Funcionamiento de un dron: lo que debes saber

Los Vehículos aéreos no tripulados (VANT), más conocidos como drones, son aparatos de alta tecnología que funcionan gracias a unas hélices o rotores que les permite mantenerse y propulsarse en el aire.

Aunque la mayoría de los modelos suelen tener cuatro hélices (por eso reciben también el nombre de cuadricópteros), se pueden encontrar drones de tres, seis y hasta ocho hélices. Las hélices más comunes en los drones son las de dos palas, aunque en algunos modelos se utilizan hélices de tres o cuatro palas.

Para que el dron se mantenga estable, dos de estas hélices rotan en un sentido y las otras dos lo hacen en sentido contrario.

Cada una de las hélices se impulsa mediante un pequeño motor propulsado electrónicamente. Este sistema de motores y hélices independientes es muy útil porque permite que el aparato pueda seguir volando en caso de que alguno de los motores deje de funcionar.

Los drones se pilotan por control remoto y pueden realizar diferentes movimientos: pueden girar hacia la derecha o hacia la izquierda de su eje vertical y de su eje longitudinal, pueden elevarse en vertical o rotar hacia delante o hacia atrás en relación a su eje transversal. Todos estos movimientos se controlan ajustando la propulsión de cada hélice y esto se hace con un aparato denominado controlador (o controladora) central de vuelo, cuya función principal es que el dron mantenga un vuelo lo más estable posible.

El controlador central consta de diferentes componentes, uno de los principales es el magnetómetro, que mide la fuerza y la dirección del campo magnético y que funciona como una brújula que señala el polo norte magnético. La controladora recibe la información sobre la posición del aparato a través de una unidad GPS, que es un sistema de navegación y localización mediante satélite. Algunos profesionales utilizan también un magnetómetro independiente al que contiene el controlador de vuelo para evitar interferencias.

Otra función de la controladora de vuelo es trasmitir información al controlador de velocidad o ESC (Electronic Speed Control), que es el que hace que cada motor gire con las revoluciones necesarias para asegurar el vuelo.

Para alimentar de energía a todos los componentes electrónicos del aparato se usan baterías de tipo LiPo, que son fáciles de recargar y permiten alimentar todos los circuitos del dron. La capacidad de la batería que se use permitirá al dron una mayor o menor autonomía de vuelo. La potencia de la batería, junto con el número de motores del dron, serán los que posibiliten que el dron pueda recorrer una mayor o menor distancia.

El mando o transmisor de radio es el que permite dirigir el vuelo del dron y realizar ajustes a distancia. Normalmente se usa un aparato de control remoto pero actualmente también se puede pilotar un dron con un teléfono móvil.